El pintoresco Black Friday dominicano


Llega nuevamente el denominado Black Friday, cultura capitalista destinado más que nada a compensar al comercio y a beneficiar en un segundo grado a los consumidores que realmente acuden a establecimientos que aplican grandes, moderados o pequeños descuentos a sus mercancías. Esta tradición anglosajona, que es tradicionalmente caracterizada por la histeria colectiva de cara a las compras por parte de los consumidores, los cuales llegan a beneficiarse con descuentos de hasta un 90 % en algunos artículos, es explotada significativamente en la República Dominicana desde hace poco más de 10 años.

En este país ese concepto es un tanto desnaturalizado, ya que el factor comercial lo ha extrapolado a toda la semana, previo y posterior al icónico día, donde se ha llegado hasta a renombrar la fecha como: Blue Friday, Viernes Amarillo, Viernes Rojo, Viernes Verdes, Black Weekend y más. A eso sigue el ya igualmente instaurado Cyber Monday, Save Monday o Lunes de Recuperación, donde los remanentes del comercial fin de semana previo, pueden ser aprovechados este nuevo día. Tanto este día, como el Black Friday, el enfoque básico recae sobre atractivas ofertas de electrodomésticos.

Todo esto estaría muy bien si un amplio sector del empresariado no aumentara previamente los precios de los artículos que tan “generosamente” rebajan en el referido Black Friday. Proveedores de servicios de impresiones de encartes, volantes y post-productores de spots televisivos, sostienen que meses antes del Black Friday, muchas empresas hacen sustanciales o escalonados aumentos en algunos artículos, los que al llegar a la referida fecha regresan por esos días a su precio original. Al reflejarse esta “rebaja generosa”, los consumidores lógicamente entienden que deben aprovechar esta “oportunidad” de conseguir a toda costa ese artículo.

Otros comerciantes son más inescrupulosos y deciden duplicar o triplicar los precios de sus artículos o servicios disfrazándose como ofertas del “Black Friday”. De esa manera, quienes desconocen los reales precios caen cautos en los tentáculos comerciales que trae consigo ese pulpo comercial que ya se ha expandido en toda América y parte de Europa.

En República Dominicana, el órgano regulador que vela por proteger a los consumidores, Instituto Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), informó que este año estará monitoreando el comportamiento de varios establecimientos comerciales, en procura de que lo que venden realmente estén acorde de lo publicado o anunciado.

En ese mismo orden, Pro Consumidor se adelantó a advertirle a los comerciantes, que se abstengan de publicar en sus anuncios la coletilla que cita: “Hasta agotar existencia”. Esta advertencia se hace porque algunos establecimientos comerciales no venden sus mercancías a los precios anunciados, indicando a los interesados que ya se agotó la mercancía a la que hace alusión el anuncio, cuando la realidad es que nunca aplicaron los precios anunciados.

Es así como el término comercial Black Friday ha tomado un matiz pintoresco en la cultura comercial formal e informal dominicana, al grado que usted ve que colmados (bodegas), salones de belleza, barberías, mecánicos, fruteros y hasta limpiabotas, hacen su Black Friday.

Black Friday o Viernes Negro en Republica Dominicana

Cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia. / Fuente imagen: www.imagenesdominicanas.com

Un comentario en “El pintoresco Black Friday dominicano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s