Ep. 3 temporada 8 @GameOfThrones es espectacular regalo @HBO para fans √


Sansa Stark (Sophie Turner) y Arya Stark (Maisie Williams) antes del ataque de los no-muertos a Winterfell en “Game of Thrones” (Ep. 3, T. 8). / Imagen via HBO

HBO ha brindado a sus suscriptores uno de los episodios épicos más trascendentales en su historia de producciones fantásticas, el que más allá de sus costos y preparativos de realización, se destaca mayormente por el impacto provocado en una fanaticada que traza pautas en la actual cultura popular. Se trata del episodio de Game of ThronesThe Long Night”, tercer episodio de la temporada 8 que llega a la pantalla chica tres semanas antes del final de la aclamada serie iniciada el 8 de mayo del 2011.

Su director es el inglés Miguel Sapochnik, quien hasta ahora había dirigido 5 episodios de3 la aclamada serie, entre ellos “Battle of the Bastards”, episodio 9 de la temporada 6 que se caracterizó por mostrar otra de las batallas más impactantes de toda la producción.

Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y Jon Snow (Kit Harrington) contemplan desde la distancia el panorama antes de la gran batalla de Winterfell en “Game of Thrones” (Ep. 3, T.8). / Imagen cortesía HBO.

En ese mismo orden, Iain Glen (Jorah Mormont) lo describió como una “prueba real, realmente miserable. Se duerme a las siete de la mañana y cuando se despiertas al mediodía todavía estás tan agotado que realmente no puedes hacer nada, y luego Volver. No tienes vida fuera de ella “. Rory McCann (The Hound) estuvo de acuerdo: “Todo el mundo reza para que nunca más tengan que volver a hacer esto”.

The Long Night” fue filmada durante 55 noches ininterrumpidas, con un total de 750 extras y agobiantes restricciones de producción que prácticamente llevó a su elenco a límites de agotamiento. Sobre este particular, su estrella Maisie Williams dijo a Entertainment Weekly: “Nada puede prepararte para saber cuán agotador estás físicamente. Es noche tras noche, una y otra vez, y simplemente no se detiene. No puedes enfermarte y debes mirar hacia fuera… hay momentos en los que simplemente eres un ser humano y quieres llorar “.

Jaime Lanniter ( Nikolaj Coster-Waldau) y Brienne of Tarth ( Gwendoline Christie ) en una de las filas de batalla esperando el ataque de los no-muertos en “Game of Thrones” (Ep. 3, T.8). / Imagen via HBO

Otro de los logros de este episodio de 82 minutos, es que apenas supera con un minuto el que hasta ahora era el más largo: “The Dragon and the Wolf”, del 2017. Igualmente, Miguel Sapochnik y los escritores D.B. Weiss y David Benioff lograron recrear la secuencia de batalla más grande jamás filmada para el cine y TV, la que tenía como referencia los 40 minutos de batalla épica de The Lord of the Rings: The Two Towers (2002). Para la misma el equipo de producción que estudió cada detalle para determinar cuándo y si la audiencia obtendría “fatiga de batalla” por demasiada acción sin sentido. Irónicamente, su conclusión fue que “mientras menos luchas puedas tener en una secuencia [específica], mejor”.

Sobre la realización de “The Long Night”, en una entrevista con Entertainment Weekly, Sapochnik dijo que él estaba trabajando personalmente en este episodio en su totalidad desde junio de 2017. Además, explicó: “Estoy filmando durante siete meses y medio, que es como 130 días, que es más que la mayoría de las grandes películas que se hacen. Entonces, en términos de la cantidad de trabajo, han sido semanas de 6 y 7 días, de 16 a 18 horas por día y, sí, es mucho. Sabía que eso era mucho cuando subí a bordo”.

Jorah Mormont (Iain Glen) junto a un grupo de guerreos dothraki previo al ataque del ejercito de los no-muertos y Caminantes Blancos a Winterfell en “Game of Thrones” (Ep.3, T.8). / Imagen via HBO

Independientemente de que aún falta otra épica batalla que habrá de disparar la adrenalina y emociones a un nivel todavía mayor, este episodio dominado por horror, misticismo y coraje viene a redimir una temporada final cuyos primeros dos episodios fueron matizados mayormente por el melodrama y tono bajo. No obstante, los muchos reportes de fans dan cuenta de cierto nivel de inconformidad debido al tono oscuro presente en todo lo largo de los 82 minutos.

Ciertamente han habido otras batallas o enfrentamientos con los no-muertos y caminantes blancos donde hay un todo claro que permite distinguir ciertos detalles. Sin embargo, esas escenas son cortas, con secuencias de producción y post-producción que son más manejables. Sin embargo, cuando hablamos de que un capítulo completo que dura 1 hora y 22 minutos, cuya acción se desarrolla como una sóla secuencia, es preciso una ambientación oscura que permita mayor efectividad en la multiplicidad de efectos CGI involucrados.

Grey Worm (Jacob Anderson) al frente del ejercito de los Inmaculados en la batalla de la Larga Noche de Winterfell en “Game of Thrones” (Ep.3,T.8). / Imagen via HBO

Cuando hay tantos detalles con escenas fantásticas, que involucra no-muertos, gigantes, caminantes blancos, dragones y demás, es muy fácil dejar escapar algunos cuadros que delaten errores en pixelados o efectos sin terminar. Es por eso, que una ambientación oscura y lúgubre permite lograr mayor impacto y efectividad. A eso sumemos que desde el inicio de la serie siempre se ha hablado de la esperada “Larga Noche”, por lo que era de esperar que llegado el momento, sea precisamente la oscuridad la principal protagonista.

Lo cierto es que en ningún escenario los fans están completamente satisfechos. Ya se en el cine, como en la TV, siempre hay otras alternativas favorables para ellos, lo que en la mayoría de los casos no va de la mano con un buen cronograma de producción.

Lord Varis (Conleth Hill) y Tyrion Lannister (Peter Dinklage) esperan en la cripta el desenlace de la gran batalla de Winterfell en “Game of Thrones” (Ep.3,T.8). / Imagen via HBO

Los guionistas de los primeros dos episodios de la temporada final previamente se habían dedicado a preparar el terreno emotivo para que el público se encariñara  aún más con actores recurrentes y protagonistas. Este recurso fue bastante efectivo, ya que el impacto fue aún mayor al verse lo que aconteció en los momentos cumbres del episodio tres, lo que a su vez funge como preámbulo sangriento de lo que está reservado para varios estelares en los últimos episodios (donde otra histórica batalla pasará factura a varios de ellos).

Todo lo acontecido hasta ahora con Game of Thrones, incluyendo su constante peso melodramático, épicas batallas potencializadas a partir de la temporada 6, y el mundo de fantasías adaptado de la exitosa novela de George R.R. Martin, pone a la cadena en una posición difícil en términos de continuidad. Así como Marvel lo hizo al crear un exitoso MCU de 23 películas (Spider-Man: Far from Home es la última de ese ciclo), le será muy difícil a HBO crear nuevas producciones que cautiven de tal manera a sus suscriptores en todo el mundo.

Arya Stark (Maisie Williams) batalla contra los no-muertos en la Larga Noche de Winterfell en “Game of Thrones” (Ep.3,T.8). / Imagen cortesía HBO.


Al momento de hacer esta crítica faltan aún los tres capítulos que pondrán fin a esta aclamada serie, pero estamos seguros que ninguno de ellos logrará la magia e impacto obtenido por “The Long Night”, sabiamente mercadeado a lo largo de toda la serie. Lógicamente la crudeza en la puesta en escena e impacto de lo inesperado seguirán siendo efectivos recursos que primaran hasta el final.

@GameOfThrones #GameofThrones @HBO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s