El cine de horror de autor siempre ha estado presente en medio de la apabullante presencia del cine comercial, ya sea en mayor o menor grado brindando sus aportes a un género que claramente ha tenido etapas de saturación y decaimiento.

Riley Keough, Jaeden Martell y Lia McHugh en “The Lodge” (2019). / Imagen vía Neon

En los últimos años hemos visto la tendencia escalonada de un tipo de cine de horror y terror que cada vez está más presente, con una serie de realizadores nuevos que han ido desarrollando una perspectiva diferente y que tempranamente les ha permitido moldear estilos muy característicos.

Entre ese grupo de valiosas o destacadas películas encontramos el drama de horror The Lodge, producción de Neon escrita y dirigida por Severin Fiala y Veronika Franz, talentosos australianos que sorprendieron en el 2014 con su ópera prima Ich seh ich seh (Goodnight Mommy) y que luego repitieron con el segmento que dirigieron en el largometraje de horror del 2019 The Field Guide to Evil

Junto a Sergio Casci como co-escritor del guión, apreciamos cómo el ambiente denso y opresivo recreado por Fiala y Franz aumenta tenuemente el nivel de suspenso, en la medida en que hábilmente la trama se va complementando por sub-tramas y detalles que han de ser cruciales en su desarrollo y posterior desenlace. 

Riley Keough es Grace en “The Lodge” (2019). / Imagen vía Neon

The Lodge tiene un escueto elenco compuesto por Riley Keough (Logan Lucky), Jaeden Martell (It, The Book of Henry), Lia McHugh (Totem) y Richard Armitage (The Hobbit: An Unexpected Journey), con una participación especial de Alicia Silverstone. Esta película de 108 minutos presenta la historia de una futura madrastra que se queda atrapada junto a los hijos de su prometido en una apartada cabaña durante una tormenta de nieve. En la medida que pasa el tiempo ella trata de ganarse el cariño de los indiferentes niños, pero eventos extraños y aterradores harán de su convivencia una pesadilla.

Thimios Bakatakis proporciona una fotografía adecuada, al igual que la música de Danny Bensi y Saunder Jurriaans, lo que junto al ritmo poco acelerado de la trama permite lograr acertados golpes de efectos que han de representar parte de lo mejor de la película. El guión permite que los realizadores mantengan un ritmo secuencial que no desespera pese a su lento estilo de ejecución, con esporádicos flashes de sueños y recuerdos que alternan ágilmente con panorámicas visuales.

Paradójicamente, es precisamente en el guión donde radica el punto más débil de esta propuesta, ya que es tan prolongado que obliga a los realizadores ser reiterativos en las presentaciones de planos y densas situaciones argumentales que ponen en evidencias ciertas debilidades. Esto se prolonga tanto que le resta efectividad a la parte final de la película.

Escena de “The Lodge” (2019). / Imagen vía Neon

Otro de los aciertos recae sobre las convincentes caracterizaciones de la nieta de Elvis Presley, Keough, así como el prometedor Martell y la muy destacada McHugh. Sus escasas interacciones en conjunto, al igual que las inquietantes individuales, tienen un atractivo tan peculiar como la densa nieve que inevitablemente nos recuerda a The Shining (1980) o la omnipresente musicalización original que de alguna manera nos refiere a Hereditary (2018), la que entre sus cualidades tiene los inesperados picos musicales que irrumpen abruptamente en el silencio.

En momentos de recesión económica debido a la pandemia del COVID-19, The Lodge puede considerarse un éxito económico, ya que se estrenó de manera limitada en Estados Unidos el 7 de febrero del 2020, recaudando 1.0 millones de dólares (debutó con $76,251) y acumulando mundialmente $ 2.6 millones. Previamente debutó como selección oficial en el Festival de Cine de Sundance de 2019, donde obtuvo críticas favorables.

Lia McHugh y Jaeden Martell en “The Lodge” (2019). / Imagen vía Neon

Aunque no logra dejar un legado en el género y apelando a recursos tratados en varias producciones, The Lodge proporciona un sabor agradable que va más allá de lo que se pueda obtener de los constantes planos cortos de sus personajes centrales, tomas detalladas del interior de la casa o la implacable nieve que funge como protagonista silente.

Siempre es bien recibida una película que muestra interés en mostrar situaciones lo mejor lograda posible, esto al margen de que no proporciona nada innovador y con fallas en el guión que la priva de mayor efectividad. Esta película que puede describirse como un asfixiante terror psicológico, busca alejarse de los estereotipos más característicos del género de horror, uniéndose a un grupo de películas que marca la nueva tendencia de este género.

#TheLodge @thelodgemov @neonrated

Lia McHugh, Richard Armitage y Jaeden Martell en “The Lodge” (2019). / Imagen vía Neon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s